Coaching organizacional

Las organizaciones tienen un lenguajear particular, según expresiones de Humberto Maturana. Rafael Echeverría afirma que “toda empresa es una red de conversaciones”, que “crea vínculos, valor e identidad” y quienes desean incluirse en ella, necesitan identificar sus códigos y significados para poder interactuar desde los simbolismos conocidos por la organización.

Uno de los principios del coaching valida este argumento: las personas se desempeñan mejor cuando actúan en armonía con sus auténticos deseos. Y, como retorno de esta inversión, los empleados construyen un mejor lugar de trabajo, es decir, mejores y más efectivas redes conversacionales.

Una organización como toda estructura sistémica demanda una profunda mirada sobre el funcionamiento de todos sus procesos, a pesar de ello todo depende de su “organización humana”, motor principal de toda la estructura, y esto no siempre es tomado en cuenta como determinante a la hora de esperar los resultados del negocio.

Las organizaciones que optan por un coach organizacional buscan desarrollar rápidamente las habilidades críticas y los comportamientos de liderazgo y trabajo en equipo necesarios en todos los niveles operativos para cubrir sus posiciones actuales o futuras con mayor efectividad.

La misión del coaching organizacional es, justamente, alinear la búsqueda personal de libertad individual, relaciones de calidad y propósitos significativos, con imperativos empresariales como trabajo en equipo, misión compartida, creatividad y flexibilidad.

A la pregunta “¿la persona o la organización? ” el coach responde: ambas!!!

Nuestro equipo de profesionales emplea un proceso adecuado a cada aspecto de la problemática presentada por el cliente, entendiendo las tendencias del mercado actual, y los sistemas de intervención que impactan más productivamente en quienes apuestan a ellos.

Nuestras intervenciones proveen habilidades para atraer y retener a los talentos clave, mejorando las capacidades comunicacionales con todos los miembros del equipo; trabajando de abajo hacia arriba y viceversa, uniendo gestión operativa y estrategias directivas en un solo cuerpo funcional.